Cómo afecta la hiperhidrosis a la calidad de vida y soluciones – Barcelona

Para la persona promedio, la sudoración es una respuesta normal a ciertos estímulos para enfriar el cuerpo. Ya sea que experimentemos un clima caluroso, completemos un entrenamiento desafiante o nos sintamos, nerviosos antes de una presentación en el trabajo, llegamos a esperar e incluso depender de la sudoración para mantenernos regulados.

Sin embargo, para otras personas, los episodios de sudoración se producen de forma inesperada, excesiva y aparentemente sin causa. Estas personas sufren una condición llamada hiperhidrosis.

Los efectos de la hiperhidrosis van mucho más allá de una simple molestia, y en cambio tienen un grave impacto en la calidad de vida. Desde la vergüenza y el bochorno hasta la baja autoestima, la lucha contra la hiperhidrosis puede ser debilitante si no se trata.

Tipos de hiperhidrosis

Antes de profundizar en los efectos específicos que tiene la hiperhidrosis en la calidad de vida, es importante comprender los distintos tipos de hiperhidrosis, ya que cada uno de ellos puede afectar a la vida de los pacientes de forma única.

La hiperhidrosis focal primaria es una sudoración excesiva que suele producirse en la cabeza, las axilas, las manos, los pies y la cara. Esta forma de hiperhidrosis tiende a presentarse durante la infancia. Aunque puede haber un componente genético vinculado a la hiperhidrosis focal primaria, no se conoce una causa médica real que explique por qué las personas padecen esta afección.

La hiperhidrosis secundaria generalizada puede estar relacionada con medicamentos o enfermedades específicas, y puede provocar una sudoración excesiva en todo el cuerpo o en una sola zona.

Algunas de las causas más comunes de la hiperhidrosis generalizada secundaria son la diabetes, el hipertiroidismo, la menopausia, la ansiedad y el abuso del alcohol, por nombrar algunas.

 Aunque las causas de cada tipo de hiperhidrosis son diferentes, ambas pueden afectar gravemente a la calidad de vida.

Efectos de la hiperhidrosis en la vida social

Los efectos más comunes de la hiperhidrosis son los que afectan a la vida social. Las personas que padecen esta enfermedad luchan por sentirse completamente cómodas en situaciones sociales, por miedo a que los demás se den cuenta de su estado, lo que provoca atención no deseada y vergüenza.

Para quienes experimentan una sudoración excesiva en las manos, el apretón de manos puede ser una fuente particular de vergüenza por la hiperhidrosis. Incluso cuando conocen a alguien nuevo, hacen lo posible por evitar dar la mano, por miedo a que sus manos frías, húmedas o resbaladizas resulten desagradables.

Las personas que experimentan una sudoración excesiva en las axilas también se sienten incómodas en situaciones sociales, y a menudo se obsesionan con que los demás puedan ver que están sudando a través de la ropa. Es posible que se sientan obligados a cambiarse de ropa con frecuencia, o que lleguen a evitar por completo los lugares públicos o las reuniones sociales simplemente para evitar la vergüenza.

Las personas con hiperhidrosis a menudo se ven limitadas en cuanto a la ropa que llevan, y optan por opciones que les ayuden a ocultar mejor su sudoración. Es posible que se limiten a usar colores como el negro o el blanco para asegurarse de que no se vean las manchas de sudor.

También es probable que opten por materiales ligeros, fluidos y transpirables que se adhieran menos al cuerpo. Las personas con sudoración excesiva en los pies tienden a inclinarse por calcetines gruesos de lana o algodón para absorber el exceso de sudor y aumentar la longevidad de sus zapatos.

Por desgracia, la hiperhidrosis y la ansiedad social van de la mano, y muchos individuos se ven obligados a desarrollar mecanismos de adaptación para evitar situaciones sociales incómodas.

Efectos emocionales y psicológicos

Con el paso del tiempo, el impacto de la hiperhidrosis puede repercutir gravemente en los estados emocionales y psicológicos de quienes la padecen. Un sorprendente 90% de las personas con hiperhidrosis afirman que su sudoración excesiva ha afectado negativamente a su bienestar emocional. Además, más del 50% de las personas con hiperhidrosis afirman tener falta de confianza y baja autoestima debido a su hiperhidrosis.

La depresión y la ansiedad son efectos comunes de la calidad de vida de la hiperhidrosis, lo que lleva a algunos a requerir atención psicológica de un médico.

En algunos casos se pueden recetar antidepresivos u otros medicamentos para ayudar a controlar los problemas de salud mental causados por la sudoración excesiva.

Efectos de la hiperhidrosis en la vida profesional

La vergüenza de la hiperhidrosis a menudo se extiende a la vida profesional de las personas. De hecho, muchos informan de que no son capaces de ser plenamente productivos en el trabajo debido a la vergüenza que sienten por su sudoración excesiva.

Pueden evitar buscar un nuevo trabajo por miedo a las entrevistas de trabajo, durante las cuales los nervios y la ansiedad podrían aumentar la sudoración. Además, pueden evitar las oportunidades de trabajo si saben que podrían tener que realizar presentaciones o tener visitas en persona con clientes.

La hiperhidrosis no sólo puede disminuir el impulso de una persona para buscar oportunidades de progreso profesional, sino que también puede tener dificultades con tareas diarias aparentemente sencillas requeridas en el trabajo.

Por ejemplo, a las personas con hiperhidrosis les puede resultar increíblemente difícil escribir en un teclado, o pueden ser incapaces de manipular documentos importantes sin dejar humedad. Además, ciertos trabajos manuales pueden resultar increíblemente peligrosos como consecuencia de la sudoración excesiva.

Efectos de la hiperhidrosis en las actividades recreativas

En algunos casos, la hiperhidrosis puede limitar las actividades recreativas en las que una persona puede participar. Por ejemplo, los deportes o las actividades de ocio que requieren el uso de las manos pueden ser difíciles o incluso imposibles para alguien que sufre de sudoración excesiva de las manos. Del mismo modo, las personas con sudoración excesiva de las manos pueden ser incapaces de tocar instrumentos musicales debido a su incapacidad para agarrar con seguridad el instrumento y sus componentes.

Efectos de la hiperhidrosis en situaciones íntimas

A muchas personas con hiperhidrosis les resulta incómodo mantener relaciones íntimas. De hecho, un estudio reciente descubrió que casi el 60% de las personas que viven con hiperhidrosis consideraban que su afección afectaba significativamente a su capacidad para desarrollar relaciones personales.

Más del 30% de los encuestados afirmaron que su exceso de sudoración tenía un impacto negativo en su capacidad para realizar actividades sexuales.

 Impacto económico de la hiperhidrosis

Las personas que padecen hiperhidrosis se encuentran con que a menudo tienen que reemplazar las prendas de vestir y los zapatos dañados por el sudor mucho más a menudo que la persona media. Esto puede suponer una importante cantidad de dinero a lo largo del año que puede suponer una carga para el presupuesto familiar.

La Hiperhidrosis es una enfermedad que no distingue entre sexos, por lo que es igual de común entre mujeres y hombres.

¿Cuándo se manifiesta este trastorno?

El origen de la hiperhidrosis es desconocido, aunque se sabe que dos tercios de los familiares del paciente suelen padecerla. Esto significa que podría estar relacionado con algunas condiciones genéticas.

Sin embargo, otros factores como los emocionales podrían intervenir en la aparición de esta afección. Algunas situaciones estresantes, aterradoras y que provocan ansiedad aumentan el movimiento de las glándulas sudoríparas e incitan a la producción de sudor.

Algunas investigaciones realizadas sobre la hiperhidrosis demuestran que disminuye la confianza de las personas en sí mismas, haciéndolas evitar algunos eventos sociales.

En concreto, el 34% de los que sufren esta enfermedad consideran que la sudoración excesiva es peor que el miedo escénico. Es más, los datos también dicen que el 30% de ellos temen la sudoración más que el acné y la obesidad. Por lo tanto, estamos hablando de un problema que equivale a algunos miedos comunes.

¿Qué hacer para reducir sus efectos?

Si no quieres que esta enfermedad entorpezca tu día a día, te recomendamos que pongas en práctica algunos trucos útiles. Te ayudarán a combatir este trastorno.

Nunca te pierdas las interacciones sociales por culpa de tu hiperhidrosis. Puedes hacer que las molestias desaparezcan si sigues estos consejos.

Para evitar que sudes mucho, debes usar ropa ligera. Es decir, debes usar ropa transpirable y, si puedes, procura que sea de fibra sintética. Este tipo de tejido será un gran aliado, ya que filtra el aire y mantiene la ropa seca.

Si tienes que pasar tiempo en el exterior, lo mejor que puedes hacer es llevar un juego de ropa de repuesto, por si lo necesitas.

Recuerda que debes estar en lugares frescos y ventilados todo el tiempo que puedas. Intenta aislar tu casa y tu lugar de trabajo del entorno exterior todo lo que puedas.

También te aconsejamos que no bebas alcohol, café ni té. También es buena idea evitar los alimentos picantes, ya que facilitan la aparición de la hiperhidrosis. Y, además, deberías plantearte dejar de fumar.

Además, trate de evitar los momentos de estrés que puedan causar ansiedad, tensión o algunos pensamientos psicológicos que puedan aumentar la producción de sudor.

Y, por último, mantén una higiene corporal adecuada para evitar olores desagradables.

¿Qué puede hacer para tratar su hiperhidrosis?

En algunos casos de sudoración extrema, existen algunos tratamientos disponibles que le ayudarán a erradicar esta enfermedad.

Los tratamientos temáticos son los remedios antitranspirantes con clorhidrato de aluminio. Pueden incluirse en algunos desodorantes con sales de aluminio.

La iontoforesis es una técnica que utiliza la corriente eléctrica para introducir en la dermis algunas sustancias que evitarán la sudoración. Se utiliza mucho, especialmente cuando hay demasiada sudoración en las axilas.

La toxina botulínica es otro tratamiento frecuente en la hiperhidrosis focal. La duración de esta terapia es de entre 15 y 30 minutos y, una vez realizada, sus efectos duran unos 7 meses. Su éxito está garantizado, aunque a algunos pacientes les puede causar un poco de dolor durante los primeros días después de la terapia. El tratamiento con toxina botulínica es muy exitoso, especialmente cuando se aplica en las axilas. Observará una mejora en pocas semanas.

La simpatectomía torácica también será útil. Este tratamiento elimina los ganglios que producen el sudor en las axilas y las manos. Es una terapia definitiva y muy afectiva. ç

En BCNClinic, usted no está solo. Entendemos el verdadero costo de la calidad de vida negativa de la hiperhidrosis, y estamos aquí para ayudar.

Nuestro equipo de expertos ha ayudado a muchas personas a tratar y controlar su sudoración excesiva mediante el uso de una variedad de opciones de tratamiento de confianza. Póngase en contacto con nosotros para hablar de su caso concreto y le ayudaremos a encontrar un tratamiento que se ajuste a sus necesidades específicas.

 

Ir arriba
×