Carboxiterapia en Barcelona y los beneficios del CO2 en tratamientos estéticos

Carboxiterapia en Barcelona y los beneficios del CO2 en tratamientos estéticos  

La carboxiterapia es una de las mejores técnicas de medicina estética facial y corporal que logra resultados espectaculares de belleza, reduciendo de forma segura y eficaz problemas como la celulitis, la piel de naranja, la grasa localizada, la retención de líquidos, las estrías, la flacidez y la falta de elasticidad recuperando un aspecto juvenil. No solo es un gran tratamiento para la piel, también es un complemento perfecto para los tratamientos capilares.

La carboxiterapia capilar, al igual que la corporal, estimula la circulación del cuero cabelludo para incrementar el crecimiento del cabello. Mediante infiltraciones intradérmicas subcutáneas de dióxido de carbono se estimula la circulación en el cuero cabelludo y la consiguiente regeneración del cabello pudiendo apreciar los resultados de manera rápida y eficaz. Este tratamiento provoca un efecto vasodilatador y un incremento de la oxigenación del tejido, del cuero cabelludo.

Esta técnica implica la aplicación de inyecciones micro-subcutáneas completamente naturales de CO2. Una de las razones por las que esta técnica es tan poderosa es porque se utiliza un producto que el cuerpo reconoce como algo natural ya que está dentro nuestro. Cuando inhalamos O2, nuestro cuerpo lo asimila y transforma, y al exhalar expulsamos CO2.

Esta técnica se originó en Francia en 1624, donde los médicos utilizaban baños de agua carbonatada para tratar la inflamación de áreas específicas. Viendo los resultados que se lograron y cómo mejoró la piel, en 1777 comenzaron a realizarse las primeras investigaciones médicas con CO2. 

En 1932 se administraron las primeras inyecciones subcutáneas a personas con problemas de circulación. Los increíbles resultados en la piel fueron indiscutibles. En los años 50, el Real Instituto de Investigación Cardiovascular abrió en Francia. Aunque esta técnica se había utilizado en la medicina durante unos 400 años, el término «Carboxiterapia» fue acuñado en Roma en 1995.

Vamos a centrarnos en contarles cómo se utiliza esta técnica en tratamientos corporales y también faciales (barbilla, cicatrices, ojeras, bolsas de los ojos, arrugas…).

Una de las ventajas de la carboxiterapia es que en una misma sesión se pueden mejorar todos los problemas corporales que nos preocupan como la celulitis, la flacidez de la piel y las estrías.

Las microinyecciones se realizan con una aguja muy fina a través de la cual el gas viaja desde una manguera del dispositivo específico que regula la velocidad y el flujo del gas, la dosis administrada y el tiempo de inyección, a la piel.

La grasa acumulada y la celulitis en el área del estómago y los michelines son algunos de los problemas que nos preocupan. La piel de naranja adquiere un aspecto antiestético y desigual que se produce, entre otras cosas, por la acumulación de grasa en el tejido subcutáneo. Estos paquetes de grasa presionan la piel y eso es lo que le da a la celulitis su aspecto característico. En este caso, la carboxiterapia trabaja a un nivel más profundo para lograr un doble efecto controlando tanto el flujo como la presión.

Por un lado, la presión del CO2 impacta en los adipocitos haciendo que la grasa se disuelva más fácilmente. Cuando el gas entra en la piel con presión, rompe las membranas y elimina su contenido, es decir, moviliza la grasa y reduce la celulitis y la piel de naranja.

Por otro lado, el flujo produce una vasodilatación arterial que mejora la circulación, la oxigenación de las células y elimina todas las toxinas de la piel.

Después de la sesión, notará un aumento de la hidratación de la piel que producirá más colágeno y mejorará la textura y la elasticidad de la dermis y, por supuesto, menos celulitis. Este método también es muy eficaz para las mujeres que se están recuperando de un embarazo, ya que ayuda a eliminar la grasa abdominal, restaurar el tono y la elasticidad.

La retención de líquidos es otro problema que puede ser aliviado y mejorado con esta técnica. Con pequeñas infiltraciones, se trata todo el sistema linfático desde los tobillos hacia arriba. Las micro inyecciones producen vasodilatación, lo que mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de las células. Con más oxígeno, la sangre fluye mejor y se retienen menos líquidos, por lo que se reduce la hinchazón y la pesadez.

La zona de los glúteos es una de las áreas donde se consiguen mejores resultados ya que aquí encontramos estrías, grasa o celulitis y piel flácida. Las estrías se tratan individualmente inyectando CO2. Son tejidos desgarrados, la sangre no llega allí y esa es la razón de su aspecto. Al inyectar CO2, poco a poco el oxígeno y los nutrientes llegan a las zonas de las estrías, reparándolas, haciéndolas menos visibles. Si tienes celulitis, se trata con el mismo procedimiento que se utiliza en las piernas. En el caso de tener la piel caída, se obtienen resultados espectaculares en la zona de los glúteos, elevándolos, lo que la convierte en una técnica perfecta para realizar durante todo el año y especialmente cuando se acerca el verano.

En los brazos, la carboxiterapia actúa tensando la piel, rejuveneciéndola pero también reduciendo los centímetros.

A veces, durante la sesión, será normal sentir un pequeño escozor en la zona tratada y puede aparecer algún enrojecimiento que desaparecerá en unas horas. No se preocupe, aunque es importante que el especialista sepa cómo se siente en todo momento para que pueda ajustar la presión del flujo de gas.

Al tratarse de una técnica natural y mínimamente invasiva, se pueden realizar de 1 a 2 sesiones semanales que pueden combinarse con cualquier técnica de medicina estética mediante otros dispositivos como peelings y radiofrecuencia, entre otros. El número de sesiones dependerá de las necesidades individuales, de las zonas a tratar y de las características del paciente.  Normalmente, los tratamientos requieren de 5 a 10 sesiones.

Para potenciar los efectos del tratamiento y lograr resultados duraderos se recomienda:

  • Beber mucha agua para ayudar a eliminar las toxinas y grasas que hemos movilizado con el CO2.
  • Hacer ejercicio o dar largos paseos.
  • Seguir las pautas de alimentación saludable.

 

No dude en contactarnos para cualquier consulta, nuestros profesionales de BCNClinic contestarán a todas sus preguntas! Primera visita gratuita!!

Categorías blog

Deja un comentario

1 × dos =

Te llamamos
close slider

    ¡Completa tus datos y te contactamos!

    ×