Liposucción 360

La liposucción se trata de una intervención quirúrgica que permite el moldeado del cuerpo humano gracias al tratamiento de la grasa corporal.

 

 

FINANCIACION A MEDIDA

¿Qué es la Liposucción 360?

La liposucción se trata de una intervención quirúrgica que permite el moldeado del cuerpo humano gracias al tratamiento de la grasa corporal. Consiste en la eliminación de tejido graso localizado en determinadas zonas del cuerpo mediante unas cánulas introducidas por pequeñas incisiones estratégicamente situadas y conectadas a un sistema de aspiración que succiona la grasa sobrante.

Sin embargo, también existe una modalidad de liposucción que cada vez tiene más demanda; se trata de la lipotransferencia o la liposucción 360. Mediante esta intervención, empleamos la grasa extraída (grasa autóloga) para introducirla de nuevo en alguna otra parte del cuerpo que queramos potenciar: pecho, glúteos, cadera, etc. El cirujano valorará cuál podría ser una zona apta para realizar la lipotransferencia en función de la armonización corporal.

¿Cómo lo hacemos?

Esta intervención se realiza mediante la aspiración de la grasa sobrante empleando unos tubos delgados llamados sondas o cánulas que se introducen en el cuerpo mediante pequeñas incisiones ocultas en los pliegues cutáneos.

Esta es la técnica más tradicional para realizar una liposucción pero también existe la liposucción con láser que emplea técnicas diferentes para retraer mejor la piel

DURACIÓN

Duración de la cirugía : 1 – 4 horas
Recuperación:  1 semana
Resultados: resultados definitivos en 3 meses aproximadamente

PRODUCTOS IMPLEMENTADOS

Anestesia: local o general dependiendo de la zona del cuerpo

Postoperatorio de liposucción 360

Se debe saber que la liposucción es una intervención molesta, principalmente los primeros días. El dolor es aliviado con analgésicos y se recomienda guardar reposo durante una semana. Al cabo de dos semanas, es probable que el paciente pueda volver a su rutina.

Durante las seis semanas posteriores a la intervención, es recomendable llevar fajas de compresión, la realización de drenajes linfáticos a través de masajes terapéuticos, así como tratamientos con ultrasonidos.

También recomendamos complementar el proceso con algunas sesiones de radiofrecuencia, carboxiterapia o ondas de choque para conseguir una piel más tersa y sin celulitis.

Ir arriba
×